Sector inmobiliario y empleo: ¿Qué actividades serán las más beneficiadas y las más perjudicadas por la crisis?

La crisis que ha provocado la pandemia del coronavirus se está notando con fuerza en el mercado del empleo de España. Actualmente, la tasa de paro de nuestro país se encuentra en el 14,41%, pero fuentes como Funcas estiman que este indicador ascenderá al 19% a lo largo del año 2020. El sector inmobiliario no es inmune a los vaivenes de la economía y sufre, desde la declaración del estado de alarma, la destrucción de puestos de trabajo en distintas de sus actividades. Sin embargo, la evolución de la pandemia y la salida de la crisis no afectará por igual a todos los segmentos. En lo que respecta al sector inmobiliario y empleo, habrá que ver qué actividades serán las más beneficiadas y las más perjudicadas por la crisis.

Sector inmobiliario y empleo han mantenido una relación difícil durante el confinamiento. La rehabilitación fue la actividad más afectada, pero con la desescalada recupera cierto empaque

El sector de la construcción perdió, durante los meses de marzo y abril, más de 80.000 puestos de trabajo. Dentro del mismo, el área de las reformas y de la rehabilitación experimentó un parón íntegro de la actividad, el cual solo se ha recuperado un 30% con la llegada del plan de desescalada en el mes de mayo. Unas semanas que han provocado, según Sebastián Molinero, secretario general de Andimac, unas pérdidas “aproximadas” a los 3.000 millones de euros, lo que convierte a esta actividad en “la más afectada” dentro del sector de esta actividad económica, que antes del inicio de la crisis representaba más del 10% del PIB de España.

A juicio de Molinero, la situación es preocupante, más si se tiene en cuenta que estas empresas suponen alrededor del 40% del valor de los materiales del conjunto de la construcción y del 75% del valor de los materiales en edificación residencial. Es por ello que reclaman la puesta en marcha de un Fondo de Garantías con líneas para comunidades de propietarios vía ICO, las cuales financien el 80% de las obras “que impulsen la eficiencia energética”. Con esta iniciativa, aseguran desde Andimac, no solo se rejuvenecería el parque de vivienda en España, sino que se evitaría un deterioro de los ahorros de los hogares españoles. Con la desescalada en marcha, una encuesta de Andimac puso de manifiesto que el 70% de los hogares realizará alguna obra de reparación o mantenimiento entre junio y septiembre.

Respecto a las agencias de intermediación, un 15% de inmobiliarias han presentado un ERTE, aunque hay optimismo de cara al futuro de la actividad, que ya parece reactivarse

La Asociación Profesional de Expertos Técnicos Inmobiliarios ha llevado a cabo un análisis de cómo el coronavirus está afectando al sector. En concreto, del documento se desprende que un total del 15% de las compañías dedicadas a la intermediación inmobiliaria se han visto obligadas a presentar un ERTE como consecuencia del parón de las compraventas de viviendas de segunda mano y de la caída de los ingresos registrada por ellas. Esta visión es compartida por César Nozal, vicepresidente de la Federación Nacional de Agencias Inmobiliarias (FAI), quien asegura que con la puesta en marcha del plan de desescalada “se están recuperando parte de los empleos, pero no el 100%” de los puestos afectados.

Sin embargo, desde esta organización se muestran optimistas de cara al comportamiento de las inmobiliarias en el futuro más próximo, ya que hay sectores de la sociedad que no han sido económicamente afectados por la pandemia y que “pueden beneficiarse de un mercado inmobiliario convulso, comprando a precios razonables”. Es ahí donde Nozal cree que la figura del intermediador inmobiliario puede resultar clave, pues estos, en cada operación de venta, “contribuyen a generar un equilibrio económico entre aquel que dispone de capital y el que busca liquidez”. “Esa generación de liquidez es clave para que muchas familias puedan consumir. También contribuimos con cada venta a que las comunidades autónomas generen ingresos públicos vía impuesto de transmisiones”, agrega.

La obra nueva ha capeado mejor el temporal y podría configurarse como un importante motor de empleo para parados del turismo y de la hostelería debido al déficit de esta tipología

La obra nueva, por el contrario, ha amortiguado mejor el efecto negativo generado por la pandemia del coronavirus en la demanda de vivienda. Al respecto, Daniel Cuervo, secretario general de APCEspaña y director general de Asprima, confirma que no ha existido “prácticamente” parón en la actividad productiva durante la crisis sanitaria, que las viviendas en construcción están vendidas en más de un 85% y que los clientes manifiestan “su compromiso de seguir adelante” con las operaciones de compraventa. De ahí que confirme que el sector “se encuentra unido, compartiendo información y propuestas para seguir siendo un pilar fundamental” en la generación de empleo.

Sobre este indicador, Cuervo reconoce que entre 2015 y 2019 existe un déficit de producción de obra nueva en España de entre 300.000 y 350.000 viviendas, por lo que, de implementarse las medidas oportunas, el sector podría alcanzar los dos millones de trabajadores que se registraron durante 2006 y 2007. Este hecho, a su juicio, supondría un aumento de 700.000 puestos con respecto a los registros actuales de la actividad y ayudaría a que “parte de la mano de obra que ha quedado fuera del mercado laboral en sectores como el turismo o la hostelería” abandonase la lista del desempleo.

Fuente y artículo completo: pisos.com  https://www.pisos.com/aldia/sector-inmobiliario-y-empleo-que-actividades-seran-las-mas-beneficiadas-y-las-mas-perjudicadas-por-la-crisis/1641658/

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email