Las consultas inmobiliarias para comprar o alquilar se disparan hasta un 70% tras el confinamiento

La actividad inmobiliaria coge fuerza en pleno proceso de la desescalada. Después de dos meses y medio de parálisis prácticamente total -las consultas se hundieron más de un 80% a mitad de mayo-, el mercado ha vuelto a activarse. Tanto, que en tan sólo un mes las consultas a las agencias inmobiliarias para comprar o alquilar una vivienda de segunda mano han aumentado hasta un 70%.

Con la mayor parte del país está en fase 3, las inmobiliarias confirman que el cambio de tendencia comenzó a finales de mayo. El sector se mueve gracias, sobre todo, a la actividad comercial fuera de las oficinas. “Ahora los propietarios son menos temerosos a recibir visitas en sus casas a pesar del coronavirus. A ello hay que sumarle que existía una demanda estancada desde hace tres meses, lo que significa que se ha producido un rebote temporal de las consultas», explica a este periódico Eduardo Molet. El experto inmobiliario también destaca que la demanda residencial se redujo al 20% en los meses del confinamiento respecto a una situación normal.

Desde la Federación de Agencias Inmobiliarias (FAI) también reconocen que en líneas generales están bastante sorprendidos con la reactivación del mercado. Sin embargo, no todas las agencias del país están operando al 100%. Algunos establecimientos han tenido que cerrar definitivamente por la crisis, y otros operan sólo a medio gas. En el segundo grupo se encuentran las inmobiliarias que están ubicadas en las zonas costeras, ya que sus servicio se orienta en gran parte a clientes de interior o a ciudadanos extranjeros.

«Hay movimiento, pero hay que tener en cuenta que veníamos de unos meses de parálisis generalizada. Por lo general, en verano la actividad suele bajar, salvo en la costa, así que hasta que no volvamos a septiembre u octubre no sabremos cómo va a quedar el sector tras el covid-19», explica Nora García, presidenta de la Federación de Agencias Inmobiliarias.

En cuanto a los precios, la FAI no ha detectado movimientos significativos a pesar de la crisis. Los cambios son sólo puntuales. «El propietario que ha bajado el precio de un inmueble es el que tenía que bajarlo antes del covid-19, ya que partía de un nivel muy alto. Las operaciones que ahora mismo estamos negociando son las ventas de dentro de un mes o mes y medio, así que todavía es pronto para saber en qué porcentaje se van a bajar los precios. Lo único que hemos notado es que la oferta es mucho más agresiva».

De la misma opinión es Eduardo Molet. El empresario explica que en el sector inmobiliario el ajuste de precios se produce de forma lenta y constante, lo que significa que tardaremos más de un año en ver los efectos reales de la crisis. Según sus pronósticos, los precios bajarán un 15% en los próximos doce meses.

, pero sí que lo ha hecho en el tipo de consulta que los usuarios realizan a las inmobiliarias. Antes del covid-19, el 90% de las llamadas estaban relacionadas con la compra de inmuebles de segunda mano y el 10% con la venta. Sin embargo, ahora el porcentaje de usuarios interesado en vender sus inmuebles ha subido hasta el 20%.  Las agencias inmobiliarias dan por hecho que el número de clientes que tendrá que vender sus vivienda por necesidad económica, crecerá en las próximas semanas, aunque no se atreven a avanzar cifras.

Ante el complejo escenario económico que afronta el país, las inmobiliarias piden al Gobierno que los ERTE se extiendan hasta el otoño o en algunos casos hasta finales de año, y que, entre otras cosas, apruebe un plan de choque que incluya un descuento en la tributación de la compra de una vivienda de aquí a final de año.

Fuente y artículo completo: OKDIARIO https://okdiario.com/economia/consultas-inmobiliarias-confinamiento-disparan-hasta-70-5757713

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email